Mucho he dicho y he pensado... "Voy a salirme de la AMBA".

Como yo ya lo sé, yo no trabajo en la AMBA porque me encante, no porque creo que es una gran solución, ni tampoco porque pagan muy bien... no. Yo trabajo ahí por mucho amor, y no al prójimo, sino a mi tío, el payaso Richolín Regalón.

Yo trabajo ahí y le pongo todas las ganas del mundo porque lo veo que le echa todos los kilos a eso! Por él me parto la madre haciendo hasta lo que no puedo; quedándome hasta la madrugada, si es necesario o hasta haciendo todo lo que no me gusta.

No es mi rollo... de plano. Lo mío, creo, es la música, y me emociona tanto darle a ese rollo.

Tengo pensado salirme en cuanto tenga mi sampler y empiece a hacer el rollo que tengo planeado (que, al final de cuentas, no sé ni qué chingados va a ser). Y temo el como le afecte a Richo.

De repente siento como que me quiere heredar ese pedo. Quiere que aprenda y me quede ahí. Sé que está muy orgulloso de mí, lo cual me encanta, y sé que la AMBA ha servido para unirmos mucho a él y a mí.

Creo que, el hecho de salirme de la AMBA, nos va a distanciar. Sé que va a perder interés, automáticamente, en lo que ande haciendo y creo que, al leer esto, si lo lee, va a querer no reaccionar así. Pienso que esto no es lo natural. No me gustaría perder eso que tengo con Richo ahorita, pero no voy a seguir más de lo que quiero en la AMBA.

Gracias a la AMBA he recibido mucho más que dinero. Por ejemplo, conocí a Évelyn; a Poldi; a Fabi; he ido a conciertos al Zócalo, he ido a Cancún, etc.

Por la AMBA muchas cosas, pero no voy a crear una co-dependencia con eso. Veo demasiadas cosas que no van conmigo y no quiero estar cerca de ellas. No siento que me lleve a ningún lado cerca de donde quiero estar.

Por otro lado, me gusta mucho ver la gran obra que Richo ha creado y me encanta que le eche tantas ganas a eso... y se me han acabado las palabras... blah, blah, blah...