Pues son las 2 a.m. y nos vamos a las 5 a.m.

Que chingón me la pasé en Culiacán. Esta fue una navidad en la que sentí como que participé más en el clan de los adultos. Jugué muy chido con los niños de mi tío Oscar y mi tía Vanessa. Sentí que me acerqué más a Maria José, aún cuando siento que su actitud dominante me repele a veces.

Entre otras cosas, no dejo de impresionarme de las viejas de Sinalóa. Desde mis primas hasta las que veo en la calle. Veo muchas viejas buenísimas y hermosísimas en todos lados. Además, la sinaloense tiene como que un modito muy bonito de tratarme. Me siento tentado a venir, después, y tener algún tipo de relación amorosa con alguna. Son una chulada.

Hoy me fuí a visitar a la Marianne en su tierra natal, Guasave. Todo mundo me tira carrilla de que yo soy el que la quiere de novia y no sé que tanto. La neta, la fuí a ver para invitarla a Manzanillo y que pudiera pasar un tiempo agradable con nosotros. Titi sería el más contento de todos. Yo la sigo viendo como mi querida primita/hermanita. Es lindísima, pero, a veces, la siento como ocultando una o dos cositas y eso me hace sentir que hace algunas cosas por compromiso. Es una linda y me gustaría ver si ella aceptaría a Titi como novio... quien sabe. Yo, por mi parte, la relación que quiero con ella es de hermanita. Siento que a ella le hace falta y a mí también. Además, me encantó su abuelita! Es re-chistosa y me calló rebien.

Me la pasé chido esta navidad, Culichi-Town. Hasta me dieron ganas de regresar luego. Ojalá y siga el ánimo así.