Ayer platiqué con una amiga Austriaca, después de ver la película francesa: "Amor Eterno", sobre la vida en Europa antes y después de las guerras mundiales.

La plática fué, en general, de historia, <sarcasmo>lo cual no es nada nuevo </sarcasmo>. Esta plática nos llevó, después de un rato, a una plática sobre el mainstream de la humanidad y de la vida, los valores y las prioridades de los seres humanos. Esto me hizo unir un poco, al compartir, con ella, mi opinión, todas las ideas que he ido amasando en algunos meses.

Ella dijo: "!En Europa estamos muriendo! Todo se trata de tener un mejor perfume y un corte de pelo actual; más dinero y más poder; mejores relaciones y más qué presumir". <sarcasmo>"Que raro, aquí eso no pasa..." pensé inmediatamente </sarcasmo>.

De qué trata la vida. Muchos viven atados a una religión o creencia, otros se la pasan dividiendo entre lo "bueno" y lo "malo" como si estos conceptos fueran universales. Habemos gente que tenemos miedo a vivir, miedo a sentir y miedo a enfrentar. Hay gente que nos preocupamos porque no estamos haciendo "nada" o porque lo que hacemos no nos gusta.

La vida es simple; la vida se trata de ser feliz a pesar de lo que pase. Hay demasiados conceptos como: "bien, mal, fidelidad, amistad, amor" que están mal entendidos. La gente da demasiada importancia a ciertos conceptos o ideas que son egoistas y privativas.

El amor es ilimitado, no es necesario limitarlo a una persona. La vida es cambiante como la corriente del río; cambia constantemente. Es necesario cambiar; te hace crecer en muchos aspectos. Hacer lo que te gusta es lo que debes hacer.

Voy a hablar en primera persona:

El sufrimiento me lo causo Yo. Yo soy la persona, la única, y la que más me hacho sufrir en mi vida. Es mejor vivir la vida feliz y sin ataduras. No le debo nada a nadie y merezco todo lo que he recibido.

Compartir me ha dado tanta felicidad y recibir, aunque es difícil, es tan importante como lo último. Disfrutar mi vida en todos los aspectos debe ser mi prioridad. No debo hacer las cosas por hacer feliz a nadie, simplemente debo ser Yo y hacerme feliz a mí. El ser libre e independiente me dará alas para recorrer el mundo y disfrutarme al máximo.

Mi vida es muy bella y muy linda. Es muy importante vivir por encima del dinero, la política, las razas y la cultura. Es mejor sentirme parte de un universo que de una simple raza, cultura o grupo social.

Mi campo de acción es el universo y no mi país, el cual es un concepto exclusivamente humano. Mis semejantes son todo lo que existe, percibo y hasta lo que no. Mis sentidos son limitados y no puedo asumir que mi punto de vista es universal, o que debería de serlo. Mi concepto de la vida no es transferible, solo compartible. Mi verdad es relativa y nunca absoluta. El universo es solo una ilusión, la cual percibo con mis sentidos, que son limitados.

No puedo dar lo que no tengo y nunca lo encontraré afuera lo que siento que me hace falta. Esto siempre estará dentro de mí y, si no lo encuentro yo mismo, nadie me lo va a proveer.

Soy un ser tan grande y luminoso y esto lo sé yo; nadie puede decirme lo contrario y, si lo hacen, es por frustración propia. Yo tengo un poder inmenso dentro de mí. Tengo el poder de transformar el mundo en lo que yo quiera.

Mi existencia no es regida por ningun poder externo, ni por un dios o alguna entidad separada de mí. Yo soy autor de mi destino y mi principio. No debo nada a nadie y nadie me debe nada. Soy libre y soy creador y destructor. Soy causante de mi gloria y mi penuria. Tengo total control de mi vida en todos los aspectos.

Cuento con más habilidades de las que conozco y me redescubro a cada instante conmigo. Nunca voy a dejar de asombrarme de mí y de tenerme fé. Soy el único ente en mi universo y soy quien más importa en éste.

Estoy lleno de trazos mejorables pero, puedo redibujarme a cada momento. La práctica hará al artista. Soy capaz de todo y puedo lograrlo todo. No hay cosa que no pueda hacer.

La gente que interactúa conmigo son actores que reaccionan a mis acciones. Puedo hacer sinergia con todos y puedo amarlos a todos.

Crezco día con día y vivo, todos los días, la aventura de mi vida. Mi vida es la más grande aventura que habrá y Yo decido cómo vivirla, qué sigue y donde concluye... y no ha concluido... y no lo hará hasta que yo lo decida.