Ayer, al platicar con Andrea, me dió cuerda para pensar qué onda, qué es la inspiración, musas y demás cosas a la que, los diferentes artistas y personas, se refieren.

Por ahí, escuché, la frase "La inspiración es un hábito, no una casualidad", lo cual definía mi postura ante mi vida creativa; como músico.

Hoy, pensé un poco más a fondo el como me relaciono con las rolas que he creado. Me di cuenta que, para poder hacer una rola tengo que poner un concepto en esa parte super-sensible de mi cabeza. La parte, ésta, es un mundo completo, el cual tiene sus leyes, y, ahí, pasan muchas cosas. Genero opiniones y sentimientos al respecto, tomo posturas y cuestiono lo que veo.

Por ejemplo, si hago una canción para una persona, lo primero es, ponerme en contacto con mis sentimientos por esa persona. Luego, la imagino, en un contexto, en este mundo interno y empiezan a sobrar las cosas que decir de ella.

Eventualmente, creo, le voy a poner un nombre a esta parte interna mía.

En todo caso, así es como defino ahora mi "inspiración". Es una manera de hacer mi arte. Es un mundo hiper-sensible en donde veo situaciones, personas y cosas, al cual llevo a quien o qué se me pegue la gana. De ahí, se conecta con mi habilidad musical y mi "forma chida" de decir las cosas y salen las rolas.

Cómo decirlo siempre es lo de menos, como tocarlo, sale solo... Lo más importante es qué tocar y, en segundo plano, qué decir.

En mi, es mucho más importante la música que la letra. A veces hago letra "divagante" y la música es melancólica, lo cual se complementa muy bien; da una imagen, depresiva, muy real. Otras veces hago la música confusa y la letra muy concisa, lo cual me da la impresión de búsqueda de la verdad.

Es una onda pirata, pero así es conmigo!