Qué increible es verlos. A pesar de que no soy muy apasionado en los toquines, no puedo dejar de pensar en la energía que transmitieron.

Es increible sentir como The Smashing Pumpkins rockearon a Guadalajara.

Al principio, pensé, "no se va a llenar", "ojalá les vaya bien a los empresarios y sigan trayendo rock", etc.

Luego de oir a los Disindientes que, por cierto, se oyeron muy mal, a pesar de su buena actuación en el escenario, hasta me awité! Creí que sonarían así de gacho los SP.

No pasó nada! Entraron y sonaron como ellos suenan!

Al principio, a pesar de la gran energía de la música, me sentí muy triste; Billy estaba tan deprimido... se sentía mucho en el aire. Creo que, las canciones viejas, le recuerdan a su banda (faltan D'arcy y James Iha) y, como que, se pone melancólico.

Nomás empezaron a rockear y se prendió bien cabrón. Nos contagiaron de energía a todos!

Oí muchas canciones y adaptaciones, de ellos, que nunca había escuchado; me gustó mucho.

No fue el que tocaran perfectamente, al contrario, como dignos representantes de los humanos, se equivocaron machín varias veces... pero, esa energía; ese empeño en dar tanto, es la diferencia entre una banda cualquiera y las bandas, esas, las que vemos ahí arriba. Dejaron parte de sí en ese escenario.

Este concierto es uno de los mejores conciertos a los que he ido. Me complació oir varios de los lados B que son mis favoritos... también uno que otro hit...

Me gustó ver la reacción de la raza y lo mucho que, al final, disfrutaron, los SP, de su tokín.

Mil gracias, Billy, Jimmy y demás, por darnos tanto!