Yo no soy futbolero. He jugado futbol, pero no me gusta ver el futbol mexicano. Hoy se remarcó de gran manera el porqué.

Estuve viendo a la selección mexicana jugar el partido contra Angola. Me dió pena ajena. Me dió vergüenza decirme mexicano. No se nada de futbol, pero si puedo ver. Vi los codazos ocultos, las caidas fantasmas y lo faltos de honor y dignidad que son los jugadores de nuestra selección. Hoy vi varios de los más grandes defectos del mexicano plasmados en ese partido y me afectó. Me hizo enojar el hecho de darme cuenta que así somos la mayoría de nosotros.

Webones! Falsos! ¿Qué chingados les cuesta jugar bien? ¿Qué les cuesta perder con dignidad? ¿Tienen que ser sucios? ¡Son una mierda!

Tengo una amiga (Poldi) que dice que el futbol es como la vida. Hay que luchar para meter gol; que tienes que confiar en el portero, el cual hará su trabajo y que a veces hay que avanzar y, a veces, retroceder... Que no siempre ganas...

Si eso es verdad... entonces ¿es válido meter sancadillas y dar codazos y rodillazos ocultos? ¿No es mejor darle la mano al adversario? ¿Competir con él justamente y derrotarlo si podemos, o ser derrotado, pero con la frente en alto?

Si méxico (lo escribo con minúscula a propósito!) ganara hoy, estaría totalmente descepcionado... Si jugaran con dignidad y con honor, ¡estaría orgulloso aunque perdieran! ¿Cómo puede alguien apoyar a un equipo de mediocres y tramposos oportunistas como esos? ¡Me re-lleva la chingada! ¡Yo pensé que teníamos honor!

¡Pinche selección mexicana... me confrontas con todos nuestros defectos! Ojalá fuéramos quien creí que éramos!