Hoy, platicando con mi amiga Éricka, llegamos a una conclusión: No es apropiado que una mujer diga: "Me vale verga!".

Dadas las propiedades físicas de una mujer, llegamos a la conclusión de que una mujer debería tener más empatía con su género; una mujer debería expresarse a partir de ella como centro.

La conclusión de nuestro análisis fue que: "Una mujer debería referirse a partes del cuerpo con las que si cuente y esté familiarizada, por tanto, la expresión debería ser reformada a: Me vale vagina!"

En una plática con Shellwiz, me hizo ver que "vagina" no es lo más apropiado, ya que el equivalente en masculino sería "pene"... Si reconstruimos la frase, sería: "Me vale pene" y esto se oye muy ñoño!

Con Pame discutí el contexto en el que se usaría la palabra "vagina" o alguno de sus deribados. Concluimos en que, por lo menos en México, hay muchas palabras a las cuales les damos ambivalencia, por ejemplo: "madre. "Madre" puede ser utilizado en contexto de mucho: "Un madral de cosas"; o de muy poquito: "Es una madresita". Concluimos en que puede es válido el contexto.

Creo que, generalmente, cuando decimos esta frase, no nos referimos a nuestro cuerpo, sino utilizamos la palabra en contexto de: utencilio, cosa, chingadera, etc.

Pame cree que debemos darle importancia al fonetísmo.

En todo caso, hay muchas opciones para decidir qué sinónimo utilizar. A continuación, algunas de las propuestas:

  • Me vale pucha.
  • Me vale choncha.
  • Me vale panocha.
  • Me vale pussy.
  • Me vale pepa.
  • Me vale aparato reproductor femenino.